5 tips de cómo reducir gastos en una empresa

Tips cómo reducir gastos en una empresa

Reducir gastos es una tarea permanente y estratégica que necesitas mantener para que tu empresa siga creciendo. Seas un emprendedor en ciernes o dueño de una pequeña o mediana empresa, necesitas planificar y llevar a cabo un ejercicio de análisis de cada uno de los rubros que componen tu negocio.

El dilema no es si requieres de más ingresos o necesitas reducir los gastos que ya tienes. ¡No! La clave es que sepas optimizar los recursos con los que ya cuentas en tu empresa y le des el mejor de los usos. En tu dilema lo primero puede llevar mayor tiempo, mientras que lo segundo resulta más rápido y posible, pues te permite darte cuenta de cuáles son las fugas de dinero y tiempo innecesarios. 

De este modo, podrás aprovechar lo mejor posible todos los recursos con los que ya cuentas y darle una utilidad más viable a las que, tal vez, no son suficientemente aprovechadas.  

Tener este tipo de control y establecer una planificación de gastos anuales, mensuales e incluso semanales, es parte de una cultura no solo empresarial, también lo es de una cultura de la prevención de riesgos y crisis a futuro. 

Por eso, a continuación, te presentamos 5 tips de cómo reducir gastos en una empresa.

1. Lleva registro de todos los gastos

De la misma forma que mantienes el inventario de los productos que ofrece tu empresa, deberías tener un registro de todos los gastos que generas por día, semana, mes y año. Recuerda hacer este registro en cada uno de los departamentos que conforman tu empresa. Pero si fuera una empresa pequeña, divide los gastos por rubros como luz, transporte, recursos humanos, marketing, etc.

Tener un registro es la mejor manera de llevar un control de tus gastos de acuerdo a tus ingresos.

2. Examina cada uno de tus gastos

Cuando ya tengas un registro exhaustivo de los gastos de tu empresa, lo siguiente que puedes hacer es someter a evaluación cada uno de los gastos. Pon especial atención a los gastos innecesarios u hormigas como podrían ser esos viernes de café de Starbucks.

Puedes clasificar los gastos de 2 formas: gastos normales o habituales, es decir, aquellos que son necesarios y realizas de manera periódica, y los gastos extraordinarios o eventuales, que llevas a cabo durante ocasiones especiales como podría ser una capacitación para tus colaboradores en el uso de una nueva herramienta.  

Los gastos normales pueden reducirse al buscar alternativas, por ejemplo, una empresa de seguros médicos redujo costos de luz al instalar paneles solares en el techo de su edificio. Mientras que los gastos extraordinarios pudieras reducir o aminorar el impacto, programándolos con mucha anticipación.

3. Considera el home office o coworking

El home office es una de las mejores formas de optimizar tus recursos humanos y recursos materiales. Tus colaboradores y tú evitarán gastos de transporte y alimentos en el traslado y la estadía en la oficina.

Además, los gastos de servicios de luz, cafetería, internet y agua, podrías dirigirlos a otros servicios o nuevos proveedores que hagan crecer tu empresa.

Pero si lo que te interesa es el coworking, puedes considerar el uso de oficinas virtuales u otro tipo de pisos, compartiendo el espacio con otras compañías y así los gastos que mencionamos arriba serían menores.

Te puede interesar: Oficina virtual, ¿qué es y cómo funciona?

4. Evalúa tu producto o servicio

Evaluar el producto o servicio que ofreces es otra forma estratégica de reducir los gastos. No solo sabrás qué consumen o no tus clientes, también al consultar directamente con ellos, podrás recibir una retroalimentación fructífera de qué tan satisfechos están con lo que ofreces.

Tal vez haya algún componente que no le esté dando valor a tu producto o servicio y que valdría la pena eliminar. 

Al final, tu producto o servicio mejorará y tus clientes se sentirán tomados en cuenta y, por lo tanto, más satisfechos al grado de recomendarte.

5. Establece un presupuesto

Una vez que tienes mayor conocimiento y control de los gastos de tu empresa, establece un presupuesto. Procura no salirte de ese límite y considera ahorros en tiempos de emergencia y crisis. 

Si es posible, gestiona un seguro para tu empresa en caso de cualquier catástrofe o situación extraordinaria como pudiera ser un temblor, un incendio o la pandemia que actualmente vivimos.

No tengas miedo a reducir gastos, hacerlo no es eliminar dinero o limitarte, es saber optimizar tus recursos con los que ya cuentas. 

A la larga te traerá un mayor rendimiento y crecimiento como empresa.

Te puede interesar: 10 beneficios de contratar Virtu-Office para tu empresa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *