¿Cómo una oficina virtual puede ser oficina fiscal?

Una de las grandes ventajas de contratar los servicios de una oficina virtual es que puedes acceder a un domicilio fiscal, es decir, una oficina fiscal, y por ende acceder a derechos y tener obligaciones relacionadas con tu negocio.

Para las Pymes tener un domicilio fiscal es tan importante como para los clientes tener la certeza de que se está trabajando con una empresa seria, legal y establecida en el mercado.

¿Qué es un domicilio fiscal?

De acuerdo con el Diccionario Jurídico Mexicano (1994) de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, entendemos por Domicilio Fiscal: “Lugar que el legislador señala al contribuyente para todos los efectos derivados de la relación tributaria sustantiva; muy especialmente para que la autoridad fiscal lleve a cabo una mejor administración de los ingresos fiscales, bajo criterio de facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales dentro de la circunscripción territorial que a cada persona contribuyente le corresponde”.

Sin embargo, para Hacienda y la Ley la definición, así como los requisitos, derechos y obligaciones dependerá de cómo seamos reconocidos:

  • Para personas físicas un Domicilio Fiscal aplica en las siguientes situaciones:

Es similar al domicilio particular con derechos y obligaciones civiles, pero con la variación de que se realizan actividades empresariales o que se realizan actividades como prestación de servicios personales independientes. En el primer caso se trata de un local donde se encuentran asentados principalmente los negocios, mientras que en el segundo se refiere al local que se utiliza de manera fija para el desempeño de las actividades.

Cuando se encuentran en el país, el domicilio fiscal es el local donde está la administración principal de la empresa. Se trata de cualquier lugar en el que se desarrollen de manera parcial o total las actividades empresariales. En caso de estar en el extranjero, el domicilio fiscal es el establecimiento principal donde se lleva a cabo la administración o el que se señala a los contribuyentes.

Te puede interesar: Oficina virtual, ¿qué es y cómo funciona?

Beneficios de contar con una oficina fiscal

Entonces, para los dueños de pequeñas y medianas empresas que quieren darse de alta en el SAT, IMSS y ser reconocidos por los bancos o compañías de seguros, hacerse un lugar dentro de una oficina virtual y fiscal es un paso que no deberían saltarse.

En el caso del SAT todos los avisos legales y fiscales hacia la empresa tendrían el registro de la dirección fiscal con la que fue dada de alta. Cuando una compañía tiene más de un lugar donde realiza sus operaciones, como es el caso de las sucursales de algunas tiendas, se optará por elegir una sola dirección. 

Lo mismo sucede con cualquier servicio o proveedores que sean contratados.

Así, todas las actividades económicas que sean realizadas en dicho lugar lo vuelven un domicilio fiscal, pues todos los trámites y actividades están centralizados en esa dirección.

Contar con un domicilio fiscal es vital para toda empresa, esto con el fin de evitar malas prácticas o actividades contra la ley, como pasa con las llamadas empresas fantasmas

Tener una oficina fiscal le da más seriedad a tu empresa. Formalizas tu negocio, proyectas profesionalismo con tus clientes e inversionistas, así como seriedad y ética hacia los derechos a los que pueden acceder tus colaboradores a partir de su trabajo dentro de tu empresa: servicios médicos, infonavit, entre otros. 

Piensa en todos los derechos mercantiles y comerciales a los que tu Pyme tendrá acceso. 

Siguiendo al Código Fiscal de la Federación un Domicilio Fiscal requisito obligado porque: “constituye para éste una garantía si la autoridad fiscal pretende molestarlo o privarlo de sus bienes, derechos propiedades o posesiones; pues el acto o actos tendientes a ello deben ser notificados precisa y personalmente en ese domicilio fiscal para que sean válidos y surten todo efecto legal”. 

En Virtu-office te ofrecemos un domicilio fiscal reconocido en nuestros espacios corporativos, solicita una asesoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *